Síguenos en Facebook

Las turbulencias políticas en House of Cards [Crítica 1x01]

Las-turbulencias-politicas-en-House-of-Cards-Critica-1x01.jpg Melinda Sue Gordon for Netflix

El sitio web de películas y series Netflix estrenó el pasado 1 de febrero la prometedora serie House of cards.  No fue un estreno cualquiera, puesto que sacaron a la luz los 13 episodios que componen la primera temporada completa. Nosotros nos lo tomaremos con calma e iremos analizando semanalmente cada capítulo.

En primer lugar me gustaría dejar claro que estos reviews no serán una comparación entre las dos versiones  de la serie. Porque la House of Cards de Beau Willimon no es más que una mera copia, con escasas novedades, de la serie,de título homónimo, de John Guillermin que se emitió en los '90. Nos encontramos, por tanto, en otro caso de americanización: cadenas norteamericanas que producen con sus  medios una serie ya existentes en otro país. Dicho esto, centrémonos en el capítulo piloto.

El mundo de la política

Una serie en la que participan activamente dos grandes como David Fincher y Kevin Spacey tiene que ser de obligado visionado para cualquier seriéfilo. Spacey interpreta a un viejo zorro de la política llamado Frank Underwood que ve como, tras la proclamación de Garret Walker (Michael Gill) como presidente, no se le concede el puesto de Secretario de Estado tal y como le prometieron, siendo en su lugar el senador Michael Kern el elegido. Gajes de la política que dirían algunos. Pero es que Underwood es el hombre que domina estos gajes, así que esta decisión supondrá un duro golpe a su orgullo.

Su reacción no tardará en llegar tras conversar con su esposa Claire (Robin Wright), una mujer dominante e inteligente que dirige una organización internacional. La relación entre ambos es lo más brillante que hemos visto en el piloto, la serie deberá aprovechar la química y buen hacer que hay entre la pareja de actores. Underwood coge el toro por los cuernos e inicia un camino harto complicado para derruir al secretario Kern y diezmar la administración de Walker.

Las-turbulencias-politicas-en-House-of-Cards-Critica-1x01-01.jpg Melinda Sue Gordon for Netflix

En pos de lograr sus objetivos empieza a utilizar tácticas más propias de Tony Soprano que de Josiah Bartlet. Chantajea al republicano Peter Russo, que ha sido visto conduciendo ebrio, exigiéndole lealtad incondicional a cambio de su silencio. Por momentos la serie pierde el realismo de otras producciones que también tratan el tema político, como "El Ala Oeste de Casa Blanca". Es demasiado directa y agresiva para los despachos de Washington; el tono debería ser más sutil e irónico, y así obligar a los espectadores a leer entre líneas.

Su otro movimiento es contactar con la senadora Catherine Durant (Jayne Atkinson) a espaldas del presidente para proponerle el puesto de secretaria de estado. Ya empezamos  a vislumbrar el inicio de una conspiración interna en los despachos, que tiene pinta de complicarse en los próximos episodios.

Las-turbulencias-politicas-en-House-of-Cards-Critica-1x01-02.jpg Melinda Sue Gordon for Netflix

Reforma educativa

Una de las promesas más importantes del presidente Walker, durante la campaña electoral, fue la reforma educativa. La Jefa de Estado Mayor Linda Vasques (Sakina Jaffrey) pide ayuda a Underwood para poder tener en un plazo de cien días el nuevo proyecto de ley en educación. Éste, como perro viejo que es, olfatea a su presa y detecta sus puntos débiles. La reforma en educación que puede suponer el gran éxito de la legislatura de Walker también puede significar, en contrapartida, su mayor fracaso. Por tanto, acepta dicha responsabilidad con el firme propósito de torpedear y perjudicar a los responsables que encabezan la propuesta.

La prensa tendrá una importancia capital en el transcurso de la serie. La joven periodista Zoe Barnes (Kate Mara) se vincula a Underwood para ser su enlace en los medios de comunicación, con tal de ejercer un tráfico de influencias y filtraciones en beneficio propio. Su primer paso es entregarle el documento donde se encuentra toda la información sobre las reformas educativas para que pueda publicarlo en primera plana.

Kate Mara no acaba de convencer en su papel y dudamos que un político de la vieja escuela como Frank llegase a confiar en una periodista de tan dudosa reputación como Barnes. Veremos cómo la serie desarrolla el personaje, aunque de momento es el punto flojo del piloto.

Las-turbulencias-politicas-en-House-of-Cards-Critica-1x01-03.jpg Melinda Sue Gordon for Netflix

Los monólogos

La marca diferencial de la serie son los monólogos que realiza Kevin Spacey con la cámara; buscando la complicidad del espectador y explicando con ironía los diferentes entresijos que le rodean. En estos discursos Underwood va riéndose para sus adentros de las hipocresías que desempeña cada individuo en el juego político.

Pese a ser un remake, la serie tiene material de sobras para hacer un producto de alta calidad, como ha quedado demostrado en un capítulo piloto donde, si bien no ha resultado innovador respecto a su anterior versión, sí ha conseguido engancharnos gracias a su ritmo y frescura.

¿A ustedes qué les ha parecido el inicio de House of cards?

Artículos recomendados

Comentarios