Síguenos en Facebook

Crítica de Glee 3x15: Big Brother

315GLEE_Ep315-Sc18_021.jpg Adam Rose/FOX

La última vez que vimos un episodio de Glee, las cosas estuvieron un poquito más que dramáticas. Kaofsky tuvo un intento de suicidio que por suerte resultó fallido. Quinn sufrió un horrible accidente de auto mientras manejaba y mandaba mensajes de texto, y Rachel y Finn estaban a punto de dar el gran paso hacia el altar.

Para ser honesta Big Brother me sorprendió. Luego de ver los episodios anteriores, donde ningún argumento parecía ser lo suficientemente sólido como para sostenerse por sí sólo, parece que unas pequeñas vacaciones era lo que el show necesitaba para volver a tener buen ritmo.

Con el optimismo a toda máquina

Quinn (Dianna Agron) reapareció con mejor semblante del que la habíamos visto en mucho tiempo. El fatídico accidente la dejó paralizada de la cintura hacia abajo, pero con un diagnóstico bastante esperanzador, con grandes posibilidades de recuperarse y volver a caminar en menos de lo pensado. Me sorprende, a la vez que me molesta, la poca importancia que le han dado al accidente, como si le hubiera sucedido algo menor.

El estado actual de Quinn la acercó un poco más a Artie (Kevin McHale), quien le dice que no se haga muchas ilusiones porque puede ocurrir que no vuelva a caminar, pero Quinn está decida a mirar hacia adelante e ignorar un poco lo que le está pasando. La negación de la rubia a aceptar la realidad es completamente entendible, ya que ella tenía gran parte de su futuro solucionado, y de un momento a otro, su perspectiva cambió completamente.

Me dejó con la sensación de que los guionistas minimizaron eso, como si después de semejante accidente todo siguiera igual, como si nada hubiera sucedido. Además, Joe (Samuel Larsen) volvió a hacer presencia e hizo un poco de soporte moral diciéndole que estaba rezando por ella para que aceptará cualquier cosa que le deparara el destino. ¿Podrá ser que nos encontramos ante un nuevo triángulo amoroso (Arti- Quinn- Samuel)?

315GLEE_BigBrother_scene26pt_0815.jpg Jordin Althaus/FOX

Blaine (Darren Criss) recibió la visita de su hermano mayor, interpretado por el carismático Matthew Bomer. Luego de enfrentarse al acoso de Sue, y al fanatismo de Kurt, Cooper decidió hacer una visita al equipo de New Directions, y así dar consejos a diestra y siniestra de cómo convertirse, de forma infalible, en una estrella. La visita fue de lo más acertada y sin duda, le dio ese toque de stardom que le falta al show, pero no todo fue sonrisas y bienvenidas.

Como era de esperar, Blaine se sintió un poco excluido con la aparición de su hermano. Ese constante sentimiento de que cualquier cosa que haga no es suficiente para contentar a su hermano mayor, y no ayudaba que éste le señalara todo lo que hacía mal. Pronto descubrimos que la actitud de Cooper hacia su hermano pequeño se debe a que tiene gran potencial, y se quería llevar cierto crédito por su potencial fama.

Caminos opuestos

La aparición de Bomer en el set de Glee fue bien recibida, y fue la dosis justa para animar el episodio, sin embargo, no fue lo más importante. A esta altura sabemos cuál fue el motivo por el cual Rachel y Finn no han dado el gran “Sí, acepto”. Y no fue sólo por el accidente de Quinn. Tal vez esa pueda ser la excusa que Rachel (Lea Michele) se pone a sí misma, pero es evidente que la pareja no está cien por ciento segura de querer pasar el resto de sus días juntos.

Puck (Mark Salling) trató de convencer a Finn (Cory Monteith) de mudarse con él a Los Angeles para poder expandir su negocio de limpieza y mantenimiento de piscinas. Y ese fue el disparador que dejó a Finn preguntándose a sí mismo, y a Rachel, si consideraría mudarse hacia el oeste y dejar de lado todo el asunto de NYADA y Broadway. La última vez que se puso el foco sobre ese tema, parecía haber quedado en claro que los “sueños” de Rachel eran todo lo que importaba.

El final del episodio dejó en claro que la perspectiva a futuro de Finn también es importante y debería ser tomada en cuenta por Rachel. Y quedó retratado en un perfecto: “¿Estás enamorada de mi o de la idea de quién quieres que sea? Los días de manipulación de Rachel parecen estar llegando a su fin. Creo que ella tendría que darse cuenta que, si piensa compartir con alguien el resto de su vida, ya no es sólo su futuro lo que importa, sino el de ambos.

315GLEE_Ep315-Sc18_046.jpg Adam Rose/FOX

Por su parte, Sue (Jane Lynch) volvió a su antigua forma de ser, cuando el director Figgins nombró a Roz Washington como la co-entrenadora de porristas, cosa que a Sue no le agradó nada. Pero para ganar de vuelta su única posición, le prometió a Figgins que ayudaría a los chicos de Glee a pulir su coreografía para poder ganar las Nacionales. Es ahí cuando la entrenadora volvió a sus antiguos y, extrañados, métodos y técnicas de enseñanza por demás crueles y abusivos (no podemos negar que son graciosos).

No debemos olvidar que antes del receso, Sue dio la gran noticia de que estaba embarazada, cosa que nos sorprendió bastante, y mientras se niega a decir quién es el padre celebridad de su bebe, Sue tuvo una consulta con el médico. No todas fueron buenas noticias. La buena es que el bebe va a ser una nena, pero lo malo es que se detectaron algunas “irregularidades” en uno de los exámenes realizados. Las palabras de Becky fueron de gran ayuda para la couch, especialmente porque le hizo darse cuenta que nadie es perfecto y que debe aprender a ser más tolerante.

La situación sirvió para cerrar con el broche de oro, exponiendo las premisas de New Directions, “optimismo y decencia”, que básicamente, fueron los dos grandes pilares del capítulo. Las canciones estuvieron bastante bien, y los duetos entre Blaine y Matt, fueron muy dinámicos y entretenidos. Ojalá la serie continúe a este ritmo por lo que queda de la tercera temporada. Especialmente, porque vamos a presenciar las primeras graduaciones de los chicos de Glee.

Artículos recomendados

Comentarios

3 Comentarios

A mi no me gustó nada el episodio, ese Sr Bomer en realidad no se que fue hacer ahí, quería ver más drama entre el accidente de Quinn quería que hay se fuera el episodio me lo imagine de una forma totalmente distinta a lo mostrada.

Lo que más me gusto fueron los momentos Quinn/Artie esos si estuvieron llenos de drama y diversión, el final fue el que dejo a todos con la boca abierta, ahora es que sabremos si la boda sigue o no en pie!

Jue, 2012-04-12 15:46

Pues a mi el capitulo me encanto. La verdad es que yo entiendo la perspectiva de los guionistas, solo quedan 8 capítulos de temporada y si se demoraran mucho con el accidente de Quinn, ya coincidiría con la graduación y ese no es el plan... Aparte que ni siquiera sabemos cual fue el balance de daños del accidente, solo se vio una pequeñísima parte...

Vie, 2012-04-13 22:08

El episodio no estuvo mal, pero podía haber estado mejor. En cuanto a drama creo que el episodio tuvo el suficiente, con los momentos de Quinn y el resto del grupo y luego la parte de Sue con su embarazo. Lo que si me hubiera gustado es que nos hubieran mostrado los momentos después del accidente. Pero bueno, no estuvo mal.

Dom, 2012-04-15 10:41